Terminamos el 2016 con un tipo de cambio (FIX) en 20.62 pesos por dólar, que llegó a su máximo histórico, en 21.91, el pasado 11 de enero. De entonces a la fecha ha venido bajando hasta llegar, el pasado viernes, a 17.93 pesos por dólar, el mínimo precio de la divisa estadounidense en lo que va del año.

Dese el último máximo histórico, el 11 de enero, y hasta el pasado 17 de junio, la apreciación del peso frente al dólar fue del 18.1 por ciento. ¿Por qué? Hay dos respuestas: la que proporciona la teoría económica y la que proporcionan los hechos económicos. Los segundos se entienden, en cuanto causas y efectos, a partir de la primera.

A la pregunta ¿por qué se reduce un precio? la teoría económica responde: o porque aumenta la oferta, o porque se reduce la demanda, o porque aumenta la oferta y se reduce la demanda, del bien o servicio considerado. Para saber cuál de estas tres posibles respuestas es la que explica la baja del precio del dólar, hay que recurrir a los hechos económicos. ¿Qué pasó: aumentó la oferta de dólares; se redujo la demanda; aumentó la oferta y se redujo la demanda?

No tengo espacio suficiente para analizar todos los hechos económicos detrás del reciente comportamiento del tipo de cambio, pero considero que, si la depreciación del tipo de cambio, que tuvo lugar a finales de 2016 y principios de 2017, se debió al efecto Trump, y a la especulación cambiaria que generó (especuladores comprando dólares a un precio X con la intención de venderlos a un precio X + N, lo cual aumentó su demanda), hoy, que el efecto Trump se reduce, los especuladores, que desde hace tiempo ya pueden vender al precio X + N, lo han hecho, aumentando la oferta de dólares en el mercado cambiario.

La especulación cambiaria no explica, por si sola, el comportamiento del tipo de cambio. Pero, sin duda alguna, que forma parte importante de dicha explicación.

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Twitter: @ArturoDammArnal