Una de las estrategias que los dirigentes priístas  para las elecciones del 2011 y el 2012 es responsabilizar al actual gobierno federal panista de la inflación, desempleo y de la violencia y decir que “el PRI sí sabe gobernar”. La actuación de los gobiernos federales priístas durante el siglo pasado y la de los gobiernos estatales priístas en la primera década de este siglo, demuestra todo lo contrario.

Si analizamos las inflaciones que durante los años 70, 80 y 90 sufrió México con el PRI, comprobamos que son las más altas en la historia de México y muy superiores a las que se dieron en la primera década de este siglo con el PAN. En la década de los 70 la inflación acumulada fue de 378%; en los 80, 11,683% y en los 90, 322%; en la primera década de este siglo bajo el gobierno federal panista, 49%.

La devaluación del peso con el PRI en los 70 fue de 84%; en los 80, 11,480% y en los 90, 210%. En los 10 primeros años de gobierno federal panista la inflación acumulada fue sólo del 37%. (Véase el cuadro de la p. 63 del libro “¿Quién manda en México?”, de Editorial Diana).

Los cinco estados que más se han endeudado y donde existe una mayor opacidad en la revisión de cuentas han sido gobernados por el PRI en la primera década de este siglo: Coahuila, Chihuahua, Nayarit, Oaxaca y Tamaulipas.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Seguridad Pública, cinco de los seis estados con el mayor número de asesinatos en el 2010 son gobernados por el PRI: Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Durango y el Estado de México, el otro es Guerrero, gobernado por el PRD. La mayoría de los municipios con los más altos índices de violencia también son gobernados por el PRI.

¿Tendrán algún logro secreto los priístas para poder convencer a los ciudadanos de que “sí saben gobernar”?