Ahora que se negocia el Tratado de Libre Comercio, y que existe la posibilidad de que llegue a su fin, vale la pena tener claro qué es el libre comercio, para lo cual lo primero que hay que tener claro es qué es el comercio, cuál es su causa, y cuál es su consecuencia.

¿Qué es el comercio? Comercio, dice el diccionario, es la “compraventa o intercambio de bienes o servicios”, por lo cual decir comercio es lo mismo que decir mercado, entendido como la relación de intercambio entre compradores y vendedores.

¿Cuál es la causa del comercio? La división del trabajo y la producción de excedentes: A produce más manzanas de las que necesita, B produce más peras de las que necesita, de tal manera que si A quiere peras, y B manzanas, A y B terminan intercambiando peras por manzanas. A es vendedor de manzanas y comprador de peras. B es comprador de manzanas y vendedor de peras.

El que A y B puedan intercambiar manzanas por peras hace posible que A se dedique a la producción de manzanas, y B a la de peras, lo cual eleva la productividad, tanto de A como de B, lo cual a su vez hace posible una mayor producción, tanto de manzanas como de peras, lo cual reduce su escasez, escasez que es el principal problema económico, que la división del trabajo y el comercio contribuyen a minimizar.

¿Cuál es la consecuencia del comercio? Un mayor bienestar para las partes involucradas, ya que cada una valora más lo que recibe que lo que da a cambio. A valora más las peras que recibe de B que las manzanas que le da a cambio, y B valora más las manzanas que recibe de A que las peras que le da a cambio. El resultado del intercambio es un bien común. Común porque ambas partes se benefician. Bien porque ambas partes de benefician.

¿Tiene algo de malo el comercio? ¿Hay alguna razón para prohibirlo o limitarlo?

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter. @ArturoDammArnal

Pin It